Ruta de las Encañizadas

9 feb. 2015

Los que leísteis la entrada del viernes ya sabéis lo que toca hoy. Para los que se la perdieron aquí os dejo el enlaceHoy nos vamos de excursión, hace poco hice yo esta ruta y aprovechando que la semana pasada fue el Día Mundial de los Humedales quería compartirla con todos vosotros.

La ruta que vamos a hacer es la Ruta de las Encañizadas por el Parque Regional Salinas de San Pedro. No sé si la haréis o no pero os puedo asegurar que caminar por esos lugares tan maravillosos te da una gran sensación de libertad y de paz, es increíble lo bien que te hace sentir.



Iba prácticamente sola, me cruce con muy poquita gente, y como os digo la disfruté muchísimo. Además hacía un tiempo muy bueno, eso sí metí los pies en el mar y el agua estaba super mega congelada. No sé cómo hay algunos valientes que se bañan todos los días del año.

El viernes ya os expliqué muchas cosas sobre el parque, así que hoy simplemente os digo como llegar a nuestro punto de salida:

Desde Murcia capital por la Autovía Murcia-Cartagena tomamos la salida 774 hacia San Pedro del Pinatar, una vez pasada la rotonda del barco, tomaremos la carretera que va en dirección Lo Pagan. La seguiremos hasta llegar al molino de Quintín.

Comenzamos ya nuestra ruta.

Ruta de las Encañizadas

Distancia: 11,9 km (circular)
Tiempo estimado: De dos horas y media a tres horas (como siempre el ritmo lo marcáis vosotros)
Inicio y final: Molino de Quintín, en Lo Pagán junto a la Cruz Roja
Desnivel de subida y bajada: Nulo




Nuestro punto de partida será el molino de Quintín, comenzamos nuestra ruta por el paseo enlosado que discurre entre el Mar Menor y las charcas salineras. A nuestra izquierda podemos ver los populares baños de lodo, a los cuales se le atribuyen propiedades curativas. En la última remodelación del paseo se construyeron unas pasarelas de madera para facilitar a los bañistas el acceso a las charcas.


Seguimos este paseo que poco a poco se va estrechando y convirtiendo en un camino de tierra que hace más cómodo el paseo.



Tras andar unos 3 kilómetros llegamos al segundo molino, el Molino de la Calcetera, que junto con el molino de Quintín se utilizaban para el vaciado y llenado de las salinas. A la derecha podemos ver un pequeño puerto, con pequeñas embarcaciones, algunas de ellas abandonadas.


Pasamos este segundo molino y continuamos nuestra ruta por un camino de tierra y chinarro que nos llevará hasta Punta de Algas. Pero antes a nuestra derecha nos encontramos con las Encañizadas, un arte tradicional de pesca que aprovecha el pasillo natural de comunicación entre las aguas del Mar Menor y el Mar Mediterráneo para, mediante un laberinto de cañas, atrapar a los peces en sus movimientos estacionales.


Seguimos nuestro camino, cruzamos alguna que otra duna para llegar, ahora sí, a Punta de Algas. Se conoce así de algas por la cantidad de posidonia oceánica que hay sedimentada en sus orillas. Al contrario de lo que muchos puedan pensar, esta planta es indicadora de la calidad de las aguas, posee un elevado valor biológico y, además, sirve para retener la arena en la franja litoral. Por lo que supone un valioso aliado para conservar la playa.

A partir de aquí, y una vez dejado atrás el mar Menor comienza un largo y placentero trayecto de unos 3 kilómetros junto al mar Mediterráneo escoltados por dunas arenosas, que nos llevará por la playa de la Llana hasta el puerto de San Pedro del Pinatar.


Después de casi 8 kilómetros de recorrido podemos aprovechar para descansar un ratito. Aquí, al final de la playa, hay un chiringuito pero también podéis acercaros al puerto de San Pedro y, aunque parezca un recinto cerrado el acceso es libre, daros una vuelta por su pequeña galería comercial.

Continuamos nuestro camino por una pista paralela a la carretera y frente al puerto deportivo. Tras medio kilómetro giramos hacia la izquierda. Aquí nos encontramos el punto de información del Coterillo.

Seguir avanzando paralelos a la carretera por una pista de arena y tierra. En este tramo nos acompaña a nuestra izquierda la Central Salinera y a la derecha el observatorio de aves de la Charca del Coterillo, la única de este humedal que no tiene uso salinero.


Reanudamos la marcha por unas pasarelas de madera, giramos hacia la izquierda en la Curva de la Culebra y atravesamos una laguna salada donde podremos observar dependiendo de la época del año diferentes tipos de aves como son la garza real, la avoceta, el flamenco o el tarro blanco.


Alcanzamos una rotonda y continuamos por la gran avenida de la izquierda. Cerca de esta rotonda dedicada al flamenco se encuentra el Centro de Visitantes Las Salinas. Seguimos esta avenida aproximadamente un kilómetro y medio y llegamos a nuestro punto de partida, el molino de Quintín.



Espero que os haya gustado esta ruta turística por un entorno tan maravilloso como es el Parque Regional Salinas de San Pedro. Una ruta que nos puede servir de excusa para salir de casa, respirar aire puro y contemplar unas zonas espectaculares muy cerca de casa.

Es una ruta muy sencilla y fácil de hacer, andando, en bicicleta, solos, con niños… Podéis hacerla de un tirón, podéis llevar bocadillos y parar en las mesas que hay al lado del punto de información del Coterillo. Eso sí es mejor que en pleno verano o en días muy calurosos vayáis bien protegidos del sol y llevéis mucha agua porque es muy importante hidrataros bien.

Algo muy importante, estamos en un Parque Regional, en una zona de una gran riqueza natural, por lo tanto, no se puede transitar fuera de las sendas señalizadas, ni pisotear las dunas ni la vegetación, ni por supuesto hacer fuego, molestar a los animales o recoger cualquier clase de planta, flor o semilla.


Muchas gracias por estar ahí y por supuesto nos vemos por Murcia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.