Las Patronas de la ciudad de Murcia

30 ene. 2015

El lunes hicimos una visita al Santuario de la Fuensanta y os dije que hoy íbamos a conocer un poco más sobre la historia de las patronas de la ciudad de Murcia. Desde que se fundó la ciudad, Murcia ha tenido dos patronas: la Virgen de la Arrixaca y la Virgen de la Fuensanta.


La primera patrona que tuvo Murcia fue la Virgen de la Arrixaca, venerada en la capital desde el siglo XIII como la Patrona del antiguo Reino de Murcia. La imagen de esta Virgen es una talla de madera policromada de finales del románico, siglo XII.

Se dice que cuando el infante Alfonso (posteriormente Alfonso X el Sabio) entró en Murcia en 1243 tras lo acordado en el Tratado de Alcaraz con los sucesores de Ibn Hud, el último emir árabe de Mursiya trajo la imagen consigo. La talla es una imagen sedente y era costumbre que los caballeros llevaran su propia imagen de culto en sus desplazamientos a caballo junto a ellos como protección. Al llegar a la ciudad dejó la imagen en una ermita mozárabe del barrio de la Arrixaca (actual barrio de San Andrés).

La Virgen de la Arrixaca en la procesión de las 12 Estrellas

Otra teoría dice que la imagen ya estaba aquí, en una capilla del arrabal de la Arrixaca donde se les permitía el culto cristiano a los mercaderes italianos, principalmente de Pisa y Génova, que venían por el comercio de la seda, ya que en la esa época la ciudad de Murcia era una de las principales productoras del Mediterráneo.

En cualquier caso, don Alfonso la nombra patrona del Reino de Murcia y poco después hará en su honor sus famosas Cantigas. Desde entonces la imagen de la Arrixaca se venera como patrona de Murcia en la antigua Capilla Real de la iglesia de San Andrés

La Virgen de la Arrixaca se sacaba en procesiones de rogativa celestial desde el convento de San Agustín hasta la Catedral, siempre que algún mal se desataba en Murcia pero sobre todo para pedirle que lloviera y casi siempre la virgen hacía que volviera a llover.

Pero hubo una gran sequía en la que se sacaron en procesión a varias imágenes, una de ellas fue la Virgen de la Arrixaca pero sin resultado alguno. A principios de 1694 la sequía aún no había acabado y se buscaron nuevas rogativas y alguien sugirió la idea de traer también en rogativa, desde su Santuario del Monte, a la Virgen de la Fuensanta, cuyo patronato ejercía el Cabildo Catedralicio. El Obispo se puso en contra de tal decisión, pero entre el Cabildo de la Catedral y los Padres Capuchinos se trajo la imagen.

No había finalizado la romería cuando empezó a llover y hasta dicen las crónicas que nevó. Este hecho se repitió varias veces y su devoción fue en aumento, hasta que en 1731 fue considerada como única patrona de Murcia.

Otro factor a tener en cuenta en la predilección por la Virgen de la Fuensanta como patrona de Murcia es que es una imagen de vestir y es que el gusto de la época pedía imágenes que rivalizaran en belleza con las donaciones lujosas de sus ajuares, ropas, joyas y enseres vistosos.

Archivo Regional de la Región de Murcia

El 24 de abril de 1927 fue coronada canónicamente por el nuncio apostólico y durante la Guerra de la Independencia fue proclamada Generala de las tropas españolas el 27 de mayo de 1808.

Coronación de la Virgen en 1927 por el Nuncio Tedeschini. Archivo Regional de la Región de Murcia

El origen de La Morenica, los murcianos la llaman así cariñosamente por el color tostado de su cara, está también muy relacionado con el agua.

Una leyenda dice que un rey árabe quiso castigar a su mujer por haberse convertido al cristianismo. Su castigo fue sacarle los ojos y cortarle las manos en un monte muy cercano a la ciudad, herida la mujer pidió ayuda a la virgen, de repente escucho el ruido de una fuente, rápidamente y por aliviar su dolor metió lo que quedaba de sus manos en el agua y lavo sus ojos como pudo, las manos renacían, y las cuencas de sus ojos volvían a tener luz, sus ojos vieron la imagen de la Virgen que desde entonces se la llamo virgen de la Fuente Santa.


La fuente aún existe, se construyó un gran estanque de sillería al rededor, en cuyo frente hay un zócalo de cabezas de león esculpidas, de una de las cuales brota el agua. Tiene un bello frente arquitectónico de estilo renacentista y está presidida por una escultura de Santa Ana con la Virgen y el Niño.



Una historia muy interesante creo yo. No sé si os habéis dado cuenta pero hasta en lo más místico y devoto existen preferencias, rivalidades e intereses. Cada uno tenemos en la vida una misión y si no la cumples aunque seas la mismísima Virgen de la Arrixaca te dejan a un lado.

Muchas gracias por estar ahí, espero que disfrutéis como se merece el fin de semana y por supuesto nos vemos por Murcia.

Y ya sabéis si no tenéis planes o no se os ocurre que hacer estos días daros una vuelta por mis 5 propuestas para el fin de semana que seguro que os aclaran las ideas.


Lo dicho, buen fin de semana amigos.



1 comentario:

  1. No cabe duda de la belleza de la Virgen de la Fuensanta. Pero cabe destacar que la imagen de la Arrixaca también se convirtió en una de vestir, como prueba de ello el relieve que luce en lo alto de la Parroquia de San Andrés, ambas fueron de vestir, pero lo innumerables milagros y el intangible amor que Murcia adoptó a la Fuensanta, era demasiado grande ya

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.