Ruta turística por Ojós

16 mar. 2015

¡Qué gusto da de vez en cuando desconectar de todo! No me digáis que no, hay días que apetece hacer cosas que se salen de la rutina y para mí si eso implica viajar y conocer sitios nuevos mejor que mejor.

Por eso si te levantas una mañana de domingo con ganas de hacer algo diferente y te llama tu hermana para decirte si te vas de excursión con ella, esa mañana se convierte en una mañana divertida y muy entretenida vayas donde vayas y hagas lo que hagas.

Y así fue como una soleada mañana de domingo nos fuimos Raquel, Mila y yo de excursión por el Valle de Ricote. Hacía una mañana estupenda, de esas que invitan a salir, a coger el coche y a recorrer Murcia para conocer sitios nuevos.

Después de recorrer un poco el Valle con el coche nos dirigimos a Ojós, un pequeño pueblo de unos 600 habitantes situado en pleno corazón del Valle de Ricote a unos 30 kilómetros de Murcia y conocido como la Palestina de Murcia por ser una de las zonas de la Región donde se mantienen puros los rasgos moriscos.


Su nombre procede de Oxós, del árabe huxus que significa los huertos. Tiene un origen incierto, pero hay datos que lo sitúan en épocas prehistóricas. En el Salto de la Novia, paraje que divide Ojós de la vecina Ulea, existen indicios de un asentamiento íbero que fue arrasado posteriormente. Lo que sí se sabe es que a partir de 1281 ya se le conoce con el nombre de Ojós. Desde 1285 hasta mediados del siglo XIX perteneció a la Orden de Santiago, integrado en la Encomienda del Valle de Ricote.



Lo primero que hicimos al llegar fue dirigirnos hacia la plaza del Ayuntamiento, de ahí bajamos hacía el río por la calle Sargento Melgarejo y llegamos al puente colgante. Nos detuvimos un rato a contemplar el magnífico paisaje que nos rodeaba y continuamos nuestra ruta. Cruzamos el río por el puente colgante y nos dirigimos por el Paseo de las Palmeras hacia el área recreativa de Ojós.


Una vez aquí volvimos a cruzar el río por la presa y nos dirigimos hacia el antiguo lavadero público. Un lugar donde todavía muchas mujeres del pueblo siguen bajando a lavar la ropa mientras hablan de sus cosas.



Dejamos el lavadero atrás y nos sumergimos en un laberinto de calles estrechas llenas de macetas con coloridas flores y plantas diversas que nos hicieron sentir que viajábamos a otra época.


En medio de estas callejuelas descubrimos algunas casas solariegas que conservan en sus fachadas el escudo nobiliario de sus orígenes, como el de la familia Masa y Pérez. Así como balcones y forjados que se reparten por las estrechas callejuelas del pueblo.


Salimos entonces a una plaza donde está la iglesia de San Agustín, de estilo mudéjar y creada por bula papal en 1505. Fue reconstruida en el siglo XVIII con estilo barroco. De la primera iglesia del siglo XVI no se conservan más que unas tablas decoradas cerca del órgano: en las que están completas puede observarse a Eva en el Paraíso, la Adoración de los Reyes o la Circuncisión. Contiene tesoros de eucaristía, imaginería de inspiración salzillesca, destacando: Señor crucificado, el Nazareno, La Dolorosa y el Cáliz de Oro.



Para finalizar nuestro recorrido nos fuimos a buscar el auditorio, que parece un teatro romano y el Jardín del Peñón. Y de vuelta ya al coche paramos a comprar un postre muy típico de Ojós, los bizcochos borrachos.


Resumiendo una estupenda mañana en buena compañía y rodeadas de un paisaje increíble. El sonido del agua nos acompañó toda la mañana, al igual que el verde de las palmeras y de los árboles frutales.


Seguramente muchas cosas se han quedado en el tintero, la historia del Salto de la Novia que es muy interesante, el Azud de Ojós, sus tradiciones de Semana Santa, el Museo de Belenes del mundo… Pero eso será otro día.




Muchas gracias por estar ahí y por supuesto nos vemos por Murcia.



2 comentarios:

  1. Bonico pueblo, yo lo recorrí de pasada en la bici, pero a pie se "respira" mejor jeje. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco. Muchas bicicletas nos cruzamos ese día, lo importante es salir y disfrutar de los buenos momentos.
      Un beso
      Belén

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.