El Real Casino de Murcia

18 may. 2015

Hace tiempo que tenía en mente preparar esta visita, entonces llegó la Noche de los Museos con sus visitas guiadas nocturnas y nos puso en bandeja la oportunidad de conocer en detalle este precioso edificio murciano.

Así que hoy vamos a hacer una pequeña visita para conocer un poco mejor las maravillas que esconde este edificio tan singular y emblemático de la ciudad de Murcia como es el Real Casino de Murcia.



El Real Casino está situado en una de las calles más céntricas de Murcia, en la Trapería. El edificio comenzó a construirse en el año 1847 y es una mezcla de las distintas corrientes artísticas que existieron en la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX en España. En 1983 fue declarado monumento histórico-artístico nacional, por lo que actualmente está considerado Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento.

El Casino es la sede de la Sociedad Casino de Murcia que funciona como un club privado. La Sociedad se constituyó el 11 de junio de 1847 en un palacete del Marqués de Vado en la calle Lucas. A finales del siglo XIX la Sociedad adquiere diversos inmuebles hasta salir a la calle Trapería donde hoy tiene su fachada y entrada principal.


Vamos ya con la fachada. De estilo ecléctico con influencias modernistas y clásicas la fachada del Casino es obra del arquitecto Pedro Cerdán y fue realizada por el escultor Manuel Castaños en 1902. Está construida en piedra arenisca posee un zócalo de mármol rojo de Cehegín. Algo muy característico de su fachada son las dos salas acristaladas conocidas popularmente como peceras, que flanquean la escalera de entrada.


Una vez que traspasamos sus puertas llegamos al vestíbulo neobarroco y de ahí tras la puerta en forma de herradura se accede al Patio Árabe. Este patio obra de Manuel Castaños es de estilo neonazarí, está realizado en dos alturas y rematado por una gran cúpula de hierro y cristal que representa el punto más alto del Casino. La espectacular decoración de este patio requirió más de 30.000 láminas de pan de oro y está inspirada en los salones reales de La Alhambra y el Alcázar de Sevilla. A lo largo de todo el perímetro se repite la inscripción árabe: Nada más grande que Alá.


Y llegamos a la galería central, un enorme espacio que constituye un punto de reunión, a través de ella se accede a diferentes dependencias del Casino:

La Biblioteca Inglesa, obra realizada en 1913 por la casa inglesa Waring & Gilow: Es una estancia cuadrada con dos niveles, destaca su tribuna superior de maderas talladas sujetas por repisas que representan flamencos. En la biblioteca podemos encontrar más de 20.000 volúmenes de los siglos XVII, XVIII y XIX.


Frente a la biblioteca está el Congresillo, un elegante salón interior que fue lugar de reunión de personajes influyentes de la vida económica y social de Murcia.

Por el Congresillo se accede al Salón de Baile. Un salón de doble altura de estilo neobarroco construido entre 1870 y 1875 de inspiración francesa. Cuatro grandes alegorías que representan la Música, la Escultura, la Pintura y la Arquitectura decoran sus techos, además de cuatro medallones de murcianos ilustres como el Conde de Floridablanca, Salzillo, Nicolás Villacis y Julián Romea. Destacan también las cinco grandes arañas de cristal de Bacarat y bronce que dan luz al salón.


Desde el Salón de Baile se accede a la Antesala, un espacioso salón abierto al Patio Pompeyano.

Frente a la Antesala y junto a la Biblioteca nos encontramos el Tocador de Señoras, que ocupa parte de la antigua sala de armas. Una lujosa sala engalanada con espejos y sedas. El techo está decorado con pinturas de José Marín Baldo que representan a la diosa Selene.


Salimos de nuevo a la Galería Central y giramos a la izquierda para entrar en el Salón de Armas, dotado de luz natural gracias a un lucernario cenital fue en su día la sala de esgrima del Casino.

Frente al Salón de Armas nos encontramos con el Salón de Té, otro lujoso salón usado en ocasiones como comedor o como sala de cafetería.


Y por supuesto, al final de la Galería Central a la derecha, el Patio Pompeyano. Un patio de estilo neoclásico cubierto por una cúpula de hierro y cristal y decorado con la Venus de José Planes, Premio Nacional de Escultura en 1920 así como la Mujer de Antonio Campillo.


Otras salas dignas de mención son el Patio Azul, utilizado actualmente como sala de celebraciones, y la Sala de Billar, dotada de un bello artesonado de madera ha sido escenario de importantes campeonatos de billar.


Datos de interés:
Real Casino de Murcia

Dirección
Calle Trapería nº 18




Precio de la entrada
Normal: 5€ (incluye audioguía). Reducida: 3€ (estudiantes, jubilados, parados. También incluye audioguía). Grupos (A partir de 10 personas): 3€. Bono familiar (3 personas mínimo): 3€.

Horario
Desde las 10:30 de la mañana a las 19 horas.

Una curiosidad
Bueno en realidad dos, la primera es que el Casino es el edificio civil más visitado de la Región de Murcia. Y la segunda, está relacionada con las lámparas del Salón de Baile. Cuentan que fueron fabricadas para el palacio imperial en Trieste del emperador Maximiliano I de México, pero tras ser depuesto y fusilado en 1867, las lámparas se quedaron en París y fueron entonces adquiridas para el Real Casino. Fueron las primeras lámparas que lucieron con luz eléctrica en la ciudad de Murcia.

Espero que os haya gustado mi visita al Real Casino de Murcia, yo realmente la disfruté muchísimo. Aunque ya había estado en varias ocasiones, no está de más volver a lugares tan maravillosos como este y descubrir anécdotas e historias tan interesantes como las que esconde este edificio.


Muchas gracias por estar ahí y nos vemos por Murcia.



2 comentarios:

  1. Un edificio verdaderamente exquisito. Encantada por la visita virtual, gracias.
    Sete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sete. La verdad que fue una bonita oportunidad conocer en profundidad este edificio tan impresionante. Un saludo.

      Belén

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.