Un fantasma visita San Juan de Dios

11 abr. 2016

Un mes más volvemos al pasado murciano con una historia de las buenas, de esas que nos gustan. Una historia de fantasmas en uno de los recintos más hermosos de nuestra ciudad, la iglesia de San Juan de Dios.

La historia transcurre en la torre de la iglesia de San Juan de Dios allá por septiembre de 1924. Como suele suceder en estos casos, la vida en las calles y barrios de Murcia transcurría tranquilamente, con normalidad, dentro de la rutina diaria, tal vez con algún robo o alguna trifulca entre vecinos pero nada más allá de lo normal.



Como digo todo transcurría con normalidad hasta que una noche un vecino dice que ha visto una sombra sobre los tejados de la iglesia de San Juan de Dios, una figura extraña que se movía con sigilo. Y aquí es cuando se monta el lío en Murcia. Comienzan los rumores, que si yo he visto una sombra esta noche, que si el fantasma medía tanto, que si encendía una cerilla, que si se movía con mucho sigilo recorriendo los tejados vecinos incluso se llegó a insinuar que practicaba extraños exorcismos.

Noche tras noche empiezan los alrededores de la iglesia a llenarse de gente, hasta cien personas llegaron a reunirse en la calle Eulogio Soriano. Son vecinos que acuden a presenciar la extraña aparición, a dar su versión y a intentar descubrir algún cotilleo nuevo. Incluso la prensa de la época no pudo resistirse a darse una vuelta por la zona como daban muestra las portadas de los periódicos El Tiempo, El Liberal o La Verdad en su edición del 20 de septiembre de 1924, noticia que estos diarios no se toman muy en serio todo hay que decirlo.


Sea verdad o no, lo cierto es que la gente tiene miedo a la espectral figura. Leemos en El Liberal que alguna señora del vecindario, cuando son las siete de la tarde, dice muy seriamente a la doméstica: Dorotea no se olvide de echar los aldabones a las puertas del terrado, no vaya a entrar en la casa el fantasma.

Por esta razón y para evitar males mayores el Gobernador Civil de Murcia, el señor Cesar Ballarín, acompañado por el coronel de la Guardia Civil decide hacer una visita nocturna al fantasma de la iglesia de San Juan de Dios. Su objetivo es comprobar de primera mano lo que realmente sucede cada noche en esa torre e intentar solucionar el problema.

Al bajar el gobernador aseguró que el fantasma estaba acostado y que en lo sucesivo no volvería a subir a la torre. Y con esto se dio por terminado el espectáculo.

El Liberal 21 de septiembre de 1924

El periódico El Liberal recomienda a sus lectores que se cierren los balcones durante algunas horas de la noche, pues es el medio más seguro de evitar las apariciones de almas de otro mundo que vienen a este con el deseo de solazarse un rato contemplando cosas que por allá deben estar vedadas.

Y es que la sombra que los vecinos veían desde sus casa no era un fantasma si no un ser de carne y hueso, cuyo nombre no ha llegado a saberse, que se dedicaba a caminar por los tejados y a trepar a la torre de la iglesia de San Juan, supongo que con ninguna buena intención.

Antes de terminar con esta entrada, os pongo un par de anuncios que aparecieron en La Verdad en su edición del 20 y del 21 de septiembre de 1924 que me han llamado mucho la atención. Los murcianos no perdemos oportunidad y en seguida aprovechamos cualquier momento para sacar partido de la situación por muy terrorífica que sea y a la vez echarnos unas risas:

La Verdad 20 de septiembre de 1924

La Verdad 21 de septiembre de 1924

AVISO IMPORTANTÍSIMO SOBRE EL FANTASMA DEL HOSPITAL

Para evitar molestias al vecindario de Murcia y su provincia, se ruega no salgan más a ver el fantasma, puesto que no lo conseguirán, pues este ya consiguió su objetivo y se ha marchado para no volver.

Todo ha sido que venía a comprar un Baúl mundo para irse al otro mundo y había perdido la dirección hasta que una persona caritativa se la dio de nuevo.

Lo ha comprado y ya se ha ido para no volver jamás.

Para más noticias taller de Baúles, Maletas y Sacos de viaje S. Nicolás, 7.

Nota importante – Para viajar por este y el otro mundo es indispensable adquirir el Mundo en el mejor taller del mundo de Mundos.

Baúles casi regalados, de legítima chapa inglesa. Desde 8 pesetas en adelante. Fábrica de maletas de la calle San Nicolás.


Muchas gracias por estar ahí, nos vemos por Murcia.

Image and video hosting by TinyPic
Fuentes: Diario El Tiempo, Diario La Verdad, El Liberal en sus ediciones del 20 y 21 de septiembre de 1924.

Sígueme también por aquí

facebook       pinterest      instagram     Blogovin

5 comentarios:

  1. Efectivamente, ésta es una historia de las que me apasionan, me gusta imaginar a la gente en esa época.
    Por cierto, ayer te vi entre la marea de Mujeres de azul que recorrieron nuestras calles. Espero que hayas descansado. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantan, conocer estas historias murcianas es muy emocionante.
      Y también me encantó la experiencia de ayer, fue increíble. Un besazo grande

      Eliminar
  2. Hoy en dia los fantasmas ya no andan por los tejados, hoy van por la calle y a montones jeje. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia tienes toda la razón, jajaja. Un besazo

      Eliminar
  3. En el periódico se habla del Hospital de San Juan de Dios, que no de la iglesia. Se debería actualizar el post.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.