Plaza de las Flores

12 oct. 2015

Buenos días a todos ¿Cómo lleváis estos días de fiesta? ¿Os habéis quedado por Murcia u os habéis marchado de viaje como la gran mayoría de gente que conozco?

Seguro que si estáis por Murcia aprovecháis el día para salir a dar un paseo, comprar el periódico y para terminar la mañana tomaros un buen aperitivo murciano. Y no me equivoco mucho si digo que muchos de los que terminéis buscando un sitio para tomar una buena cañita os daréis una vuelta por nuestra protagonista de hoy, la Plaza de las Flores, a ver si encontráis un huequito donde sentaros. Misión harto difícil diría yo pero por intentarlo que no sea.


¿Sabíais que en su origen esta plaza se llamaba Plaza de las Carnicerías? ¿Y que es peatonal desde no hace mucho?

Vamos con un poquito de historia murciana, prometo que no os va a doler nada, es un pequeño resumen y muy pero que muy interesante, por lo menos a mi me lo ha parecido.

En el Medievo Alfonso X concedió a Murcia el privilegio de tener tres carnezerias,y tres pescaderias, y tres berzerias en las tres collaciones, en la de Santa Cathalina, la de Santa Olalla, y en la de Santiago de la ArrixacaSiendo la principal la que se construyó hacia 1612 en las inmediaciones de la Plaza de Santa Catalina, lo que hoy conocemos como Plaza de las Flores.

La elección del lugar se debe a la gran actividad comercial de la zona debido a la Lonja, al Contraste y a la iglesia con la torre del reloj. El edificio originario se quedó pequeño y fue necesario ampliarlo; para ello se demolieron algunas casas alrededor de la carnicería con el fin de ensanchar la plaza.

A finales del siglo XIX se derriba este emblemático edificio dando lugar a la Plaza de las Carnicerías. A principios del siglo XX el Ayuntamiento decidió llamar a esta plaza como Plaza de Díaz Cassou, en honor a este gran escritor murciano. Aunque todo el mundo la conocía ya como Plaza de las Flores.

Y ¿por qué se empezó a llamar de las Flores? Pues porque allá por el año 1894 doña Dolores Pina, La Triste, aprovechando el bullicio de la plaza comenzó a venir todas las mañanas a vender las flores que su familia cultivaba en la huerta. Poco a poco se le fueron uniendo otros vendedores y lo que empezó como algo provisional se convirtió en una plaza con kioscos y establecimientos dedicados a la venta de flores.


Una venta que tiene su fecha cumbre a finales de octubre, en la festividad de Todos los Santos, cuando las plazas de Santa Catalina y las Flores se llenan de puestecitos ambulantes llenos de flores y productos tradicionales. En 1968 la plaza por fin pasa a denominarse oficialmente Plaza de las Flores, que era como todos la conocían.

A lo largo del siglo XIX y principios del XX se construyeron en torno a la plaza viviendas de estilo ecléctico, muy propio de esta época. Algunos todavía se conservan, como el edificio de Tejidos Abad, un edificio de tres plantas cuyos ventanales siempre están repletos de geranios, o el edificio de la Librería Almela. Ambos declarados Bien de Interés Cultural.


Un enorme quiosco bar presidía la plaza hasta que en marzo de 1956 cerró sus puertas para posteriormente construir en ese lugar la fuente que tenemos actualmente. Con mucho orgullo os digo que una de las personas que participó en su construcción fue mi abuelo Pepe. ¿Cuántas veces nos contaría que él construyó la fuente de la plaza de las Flores?


La última reforma de la plaza fue hacerla peatonal y muy recientemente colocar la escultura de José Fuentes Aynar, La Niña de las Flores.


Ahora la plaza de las Flores se ha convertido en un punto de reunión gastronómico, junto con la anexa plaza de Santa Catalina se ha llenado de bares y restaurantes. Y para mi gusto se han pasado poniendo mesas, sillas y ya no os cuento cuando empiece a refrescar y comiencen a cerrar los toldos. El pasear se va a acabar. Además de que para ir allí a tapear hay que sacar la visa oro... pero ese es otro cantar.


Datos de interés:
Plaza de las Flores

Dirección




Gracias por estar ahí, nos vemos por Murcia.

Image and video hosting by TinyPic
Fuentes: La Carnicería Mayor de Concepción de la Peña Velasco y Mª Carmen Sánchez-Rojas Fenoll. La Murcia que se fue Fuentes y Ponte J. Ciento veinte años junto a la iglesia de San Pedro David Ríos Nicolás, Revista Esperanza.

facebook       pinterest      instagram     Blogovin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.