Conoce Murcia de la A a la Z. Con N de Nueve Pisos

19 oct. 2015

Como todos los meses por estas fechas llega al blog la sección Conoce Murcia de la A a la Z, mi pequeña contribución al gran proyecto que organiza Laura en su blog Miss Lavanda, el Proyecto de la A a la Z.

Como gran protagonista de este mes de octubre tenemos a la letra N. Una letra N que nos descubre el edificio de los Nueve Pisos, el primer rascacielos murciano.


El edificio de los Nueve Pisos está situado en la calle Acisclo Díaz (antigua calle Acequia) haciendo esquina con el callejón Burruezo frente al Palacio de San Esteban. Ocupa un solar con mucha historia pues en este mismo lugar estuvo el Colegio-Seminario jesuita de Nuestra Señora de la Anunciata, construido por maestros relacionados con las obras del Palacio Episcopal hacia 1748.

La expulsión de la Compañía de Jesús por parte de Carlos III en 1767 supuso el fin del Colegio de la Anunciata, destinándose en 1776 como sede de la Real Fábrica de Sedas a la Piamontesa, primera fábrica de seda de Murcia.

Se siguen conservando algunos restos de estos edificios, la portada rococó de la Real Fábrica de la Seda se encuentra conservada en esta casa de los Nueve Pisos junto con el claustro que perteneció a la Anunciata que también se conserva en los bajos y patio de luces.


El empresario José García Martínez, conocido por los murcianos como Garcisolo por su fama de hombre solitario, compró el edificio de la Real Fábrica de la Seda a Juan López-Ferrer con la intención de instalar en él todos sus talleres y negocios. Por eso el edificio tiene ese aspecto tan industrial.

El encargado de llevar a cabo este proyecto fue el arquitecto José Antonio Rodríguez, uno de los arquitectos modernistas más famosos de su época. Las obras se iniciaron en 1914 y finalizaron en 1941.

En principio la idea era construir un edificio de cuatro plantas. El problema surgió cuando al terminar la cuarta planta el empresario se dio cuenta de que le molestaba el humo que desprendía la chimenea de una fábrica de sombreros vecina. García Martínez intentó comprar la fábrica pero el propietario se negó. Así que terminó pidiendo al arquitecto que aumentara hasta nueve el número de plantas. El arquitecto no se quiso arriesgar a construir un edificio de nueve plantas con los cimientos que ya habían construido y abandonó el proyecto.


El empresario instaló finalmente en la terraza un cartel de Industrias García y cada planta del edificio lo dedicó a cada uno de sus negocios: una fábrica de vino de naranja, otra de caramelos y golosinas, una panificadora, una fábrica de seda, una de hijuelas, una fábrica de belenes y una de juguetes. Además de un almacén de cristales y un taller de soplado de vidrio. En la última planta estableció su residencia.

El edificio contaba además con un gran ascensor, el segundo que se instalaba en Murcia. Como fallaba tanto García Solo se veía obligado constantemente a subir a pie los doscientos peldaños de escalera que había hasta su vivienda.


Finalmente debido a la crisis económica que provocó la Guerra Civil el edificio pasó a convertirse en un edificio de viviendas. Esto hizo que sufriera una nueva adaptación.

Los restos se han declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y el edificio está catalogado dentro del Plan Especial del Conjunto Histórico-Artístico de Murcia desde 1982.


Desde luego hemos comprobado que se trata de un edificio con mucha historia. En la próxima entrega de Conoce Murcia de la A a la Z la letra protagonista será la Ñ, a ver que se me ocurre porque ¡¡¡qué letra más complicada!!!


Gracias por estar ahí, nos vemos por Murcia.

Image and video hosting by TinyPic
facebook       pinterest      instagram     Blogovin

1 comentario:

  1. Empresarios emprendedores de esos nos hacían falta hoy y muchos jeje. Un saludico.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.