Ruta turística desde la Glorieta hasta Santa Eulalia

30 may. 2016

¿Os habéis puesto zapato cómodo? ¿Estáis preparados para pasear por Murcia? Perfecto, si ya estamos todos listos nos vamos de excursión por las calles de Murcia. No os preocupéis porque no os vais a cansar nada, es un rutica sencilla y facilita. El único requisito para hacerla es disfrutar. Así que si estáis preparados esta visita por la ciudad comienza en tres, dos, uno...

Iniciamos nuestra ruta en la Glorieta de España, hace unas semanas ya os hablé de ella en esta entrada, así que hoy no os comento nada de esta antigua plaza murciana que para eso ya os di el follón el otro día ;-). Giramos nuestra cabeza hacia el este y vemos el edificio del Palacio Episcopal (su historia y su origen la tenéis en esta otra entrada), más en concreto la parte conocida como el Martillo, con el Mirador del Obispo, un saliente construido con el fin de tener un balcón sobre el río Segura, sobre nuestras cabezas.


Es hora de ponernos en marcha.


Comenzamos nuestro camino atravesando el porche bajo el mirador. Lo primero que vemos al salir del pequeño porche son las Palmeras de Muher, un grupo escultórico formado por tres palmeras, realizado en acero corten y tiras de cobre.


Tras este pequeño oasis descubrimos el edificio del actual Instituto Licenciado Francisco Cascales, antiguo Colegio de Teólogos de San Isidoro, un edificio histórico joya del barroco murciano. Hace muy poco la Consejería de Cultura ha iniciado el expediente para declararlo Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de monumento.


Continuamos nuestro recorrido pasando por la Consejería de Hacienda, inmueble que fue sede de la Diputación Provincial y que ocupa el lugar donde se hallaba el Hospital de San Juan de Dios. El Hospital se fundó en el siglo XVII en el interior del recinto del alcázar andalusí, en el lugar en que se hallaba la iglesia de Santa María La Real, concesión de Jaime I y Alfonso X a los templarios.


Llegamos así al inicio de la calle Correos flanqueada por la Delegación del Gobierno y el edificio de la Convalecencia. La Delegación del Gobierno se encuentra en plena reconstrucción debido al mal estado en el que se encontraba el edificio (cuando esté acabado actualizaré la entrada con su nueva imagen). Por su parte el edificio actual de la Convalecencia se construyó en 1915 pero su origen está en 1779 en la institución fundada por el chantre Andrés de Rivera con el propósito de que los enfermos del Hospital de San Juan de Dios, una vez curados, pudieran seguir con su recuperación a base de buenos menús reconstituyentes y así evitar la recaídas por la debilidad y la mala alimentación. En la actualidad este edificio es la sede del Rectorado y Consejo Social de la Universidad de Murcia.


Un pequeño inciso, digo calle Correos porque ese es el nombre por el que es conocida pero la calle Correos oficialmente no se llama así. En realidad esta larga calle está formada por: la calle Ceballos, desde la Delegación del Gobierno hasta la plaza Ceballos (la que hay delante de la Comisaría de Policía), la calle Pintor Villacis, desde la plaza Ceballos hasta el cruce con la calle Apóstoles, la calle Isidoro de la Cierva, desde la calle Apóstoles hasta la Plaza Cetina, y calle Alejandro Séiquer, desde Cetina hasta Santo Domingo.


Como os decía tomamos la calle Ceballos y seguimos paseando. En este tramo pasaremos por el Arco de San Juan y por el Palacio de Floridablanca, actual Hotel Arco de San Juan. Este sobrio edificio del siglo XVIII es obra del arquitecto Ramón Berenguer, en la actualidad solo se conserva la fachada pues el interior del edificio fue completamente remodelado para albergar el hotel. También vemos en este tramo el abandonado y ruinoso Antiguo edificio de Correos (aquí tenéis el motivo por el que esta calle se conoce como calle Correos o calle de Correos).


Pasamos por el Hotel Rincón de Pepe y a continuación tomamos la primera calle a la derecha, la calle San Antonio. El antiguo Camino de Orihuela nos recibe con la fachada de la Iglesia del antiguo Convento de San Antonio. La iglesia actualmente desacralizada data del siglo XVI y conserva su portada renacentista con las imágenes en alto-relieve de sus fundadoras, Antonia Mercader y Usenda Rodríguez, y una imagen tallada en piedra de San Antonio.


Seguimos nuestro tranquilo paseo y nos encontramos ahora con el recientemente creado Jardín de San Antonio, tomamos el camino principal del jardín que nos conduce desde la calle San Antonio hacia la calle Marengo. En los sótanos de uno de los edificios de esta calle se pueden contemplar restos de la muralla árabe.



Y por fin llegamos a nuestro destino, la Plaza de Santa Eulalia. Una plaza que heredó su nombre, Santa Eulalia de los Catalanes, de pobladores venidos desde tierras aragonesas y catalanas en el siglo XIII y que está presidida por la fachada barroca de la Iglesia de Santa Eulalia.


Una plaza que será nuestro punto de partida para la siguiente ruta turística y de la que, al igual que he hecho con la Plaza de La Glorieta, os hablaré en una próxima entrada. Una entrada para ella solita como bien se merece.

Llegamos al final de nuestro recorrido de hoy. Faltarán historias, faltarán anécdotas, faltarán lugares, lo sé pero siempre podemos volver sobre nuestros pasos y completar esos huecos. Tiempo al tiempo.

Muchas gracias por estar ahí y por supuesto nos vemos por Murcia.

Image and video hosting by TinyPic
Sígueme también por aquí

facebook       pinterest      instagram     Blogovin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.