Ruta turística por Abanilla

2 nov. 2015

¡¡Qué gusto da salir de nuevo de excursión!! Coger el coche, alejarte de tu zona de confort y partir a descubrir nuevos lugares, nuevas experiencias... Hace un par de fines de semana aprovechando, como ya os propuse en esta entrada, que la Oficina de Turismo de Abanilla organizaba una visita guiada gratuita por El Olivar de Abanilla con degustación de aceite en una almazara incluida decidimos apuntarnos a la excursión y de paso darnos una vuelta por Abanilla.

La ruta está muy bien, os la recomiendo de verdad si os gusta la naturaleza, pasear rodeados de olivos centenarios y conocer costumbres y tradiciones murcianas.

Pero como Mr. Descalza y yo somos culos inquietos y cuando decimos de andar y pasear siempre es a lo grande, nuestro plan era llegar temprano y darnos una vuelta por Abanilla antes de empezar la visita guiada. Y así de paso preparar una rutica turística para vosotros.


La visita partía de la gasolinera que hay al entrar al pueblo así que decidimos dejar ahí el coche y comenzar nuestra particular visita a Abanilla desde allí. Ya volveríamos a las 11 para reunirnos con todo el grupo.

Abanilla está situada en la comarca del Nordeste (linda con la provincia de Alicante) de la Región de Murcia y está a unos 28 kilómetros de Murcia. Tiene una población de unos 6.500 habitantes y una extensión aproximada de 235 km2. Se la conoce como la Palestina Murciana, ya que junto a sus ramblas, aprovechando la escasa humedad de sus suelos crecen palmeras, formando pequeños oasis. Paisaje de secano que contrasta con la riqueza de su huerta. Cañaverales, juncos, paleras, palmeras, taráis y molinos hidráulicos (actualmente en desuso) pueblan los tramos con agua del río Chícamo.


Su nombre deriva del árabe Al-Bayada que significa la ciudad blanca. En el siglo XIII se la conocía como Favanella, en valenciano, o cono Havanilla, en castellano.

Comenzamos nuestra pequeña escapada subiendo por la calle Francisco Salzillo dirección a la Plaza de la Constitución. En esta plaza está el Ayuntamiento, un edificio civil del siglo XVIII, cuya construcción se realizó entre 1751 y 1762 durante el reinado de Fernando VI. Tiene una amplia arcada de piedra que conserva ventanales, herrajes y molduras de la época. Tuvo función de Cárcel Real y de Pósito, cuya puerta de acceso ha sido recientemente descubierta en la parte sur.


Una vez en el centro de la plaza si giramos la vista hacia la derecha veremos la imponente imagen del Sagrado Corazón de Jesús situada en el Lugar Alto. A los pies del Cristo observamos una autopista de escalones que a nosotros particularmente nos decía subid, subid. Y eso hicimos subid, aunque reconozco que llegando ya casi arriba me faltaba un poco el aliento.


Otra opción para subir más cómoda, las vistas merecen la pena os lo aseguro, es hacerlo paseando (eso sí las cuestas no nos las quita nadie) por las estrechas callejuelas de origen medieval que nos llevaran hasta el Lugar Alto.


En este caso nos encontramos nada más salir de la plaza con la Fuente de la calle Mayor. Sus aguas son de origen termal, fluyen a una temperatura de 20ºC pero ¡ojo! no son potables. La fuente está decorada con llamativos azulejos pintados por Lario que representan a las gentes de Abanilla en romería acompañando a su Patrona y nos recuerdan el antiguo trabajo del esparto, principal motor económico de la población hasta los años sesenta.


Seguimos subiendo, dejamos a la izquierda el Cuartel de la Guardia Civil y un poquito más arriba a la derecha tomamos la calle Subida al Castillo y en seguida llegamos hasta la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. En el Lugar Alto también encontramos los restos de la Alcazaba musulmana o castillo construido probablemente sobre restos romanos. Debió tener una superficie aproximada de 6.000 m2. Sus restos arqueológicos fueron catalogados como Bien de Interés Cultural por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en 1997.

Y ahora después de contemplar las magnificas vistas que rodean Abanilla comenzamos a bajar las escaleras que como ya sabemos nos conducen hasta la plaza del Ayuntamiento.

Desde aquí continuamos hasta nuestra próxima parada, la Iglesia Parroquial de San José. La Orden militar y religiosa de Calatrava la mandó construir a finales del siglo XVII, siendo consagrada al culto en 1712 por el Obispo Belluga. Sobre cada una de las puertas de acceso podemos ver esculpida la Cruz de Calatrava. Si el exterior es sobrio el interior es todo lo contrario, destaca el Altar Mayor. Un altar del siglo XVIII compuesto por columnas salomónicas, querubines y rica imaginería, un conjunto que otorga a este retablo una belleza singular.


Justo enfrente de la iglesia observamos una casa solariega del siglo XVII, en la que se alojaba el Comendador de la Orden de Calatrava quien administraba los impuestos cobrados a la población en la casa de La Encomienda. Tras la desamortización la Casa Cabrera, que así es como se llama, pasó a manos privadas. En su fachada barroca destaca el escudo de armas de los Cabrera y una pequeña imagen de la Virgen de las Angustias.


A continuación de la iglesia y de la Casa Cabrera está la Plaza de la Purísima, el centro de la plaza está presidido por el monumento que conmemora las Fiestas de Moros y Cristianos (declaradas de Interés Turístico Regional). La talla en piedra está realizada por el artista local Cayetano Ramírez López en 2005.


En una esquinita de la plaza vemos un estrecho callejón que nos conduce al lavadero público uno de los pocos que se conservan en nuestra región. El agua que recibe el lavadero son las mismas que las de la Fuente de la calle Mayor y data al igual que la fuente de 1880. Ha sufrido diversas transformaciones a lo largo de su historia, siendo la más importante la de 1929. Está decorado con azulejos que representan escenas de la vida cotidiana de las mujeres que lo usaban.


Volvemos sobre nuestros pasos, pasamos por delante de la iglesia de San José y bajamos paseando por las calles estrechas de su casco histórico herencia de su época medieval, y nos dirigimos hacia la Casa de la Encomienda. Un edificio del siglo XVII de dos plantas donde el Comendador de la Orden de Calatrava recaudaba los impuestos a los lugareños. En el subsuelo de la planta baja existieron unas tinajas de barro de metro y medio de altura en las que se guardaban los cereales, el vino y el aceite de loa diezmos que percibía La Encomienda. En la actualidad se emplea como edificio municipal donde se encuentra la Biblioteca, un Salón de Actos y oficinas municipales.


Muy cerca encontramos la Casa Pintada, una casa solariega del siglo XVI llamada así por su fachada de color ocre en la que destaca su portada con un friso rectangular, pináculos rematados en bolas y blasón familiar. Las columnas de las ventanas son posteriores al resto de la fachada, son de principios del siglo XX.


Un lugar con mucha historia y tradición, con calles estrechas por las que perderos una mañana, con gentes maravillosas. A mi desde luego me han tratado siempre genial. Un lugar al que volver de vez en cuando.




Muchas gracias por estar ahí y por supuesto nos vemos por Murcia.

Image and video hosting by TinyPic
Fuentes: Web del Ayuntamiento de Abanilla, Murcia Turística.

Sígueme también por aquí

facebook       pinterest      instagram     Blogovin

4 comentarios:

  1. Buena rutica, recuerdo esas escaleras a cuyos pies poníamos nosotros los sábados el puesto en el mercadillo y seguramente vuelva un día de estos a hacer esa rutica que nos has regalado. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Anda qué curioso!! Precisamente era sábado y los puestos del mercadillo estaban en la plaza del Ayuntamiento y otras calles cercanas. En la foto del Ayuntamiento los puedes ver, de hecho para hacer algunas fotos tuve que hacer malabares para que no salieran los toldos de los puestos. Un besazo

      Eliminar
  2. La distancia de Murcia capital a Abanilla centro urbano no es de 40 Km, sino de 28 Km.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la aclaración Eugenio. La referencia que he tomado es del Google Maps y era la distancia que me marcaba desde el centro de Murcia hasta el Ayuntamiento de Abanilla por carretera. Claro que no es lo mismo la distancia entre los dos municipios que los kilómetros que haces para llegar hasta allí por carretera. Muchas gracias de nuevo por tu comentario.

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario. Me encanta recibirlos y por supuesto en cuanto pueda te respondo.